+593 99 270 8582

No esperes más para tener tus pies sanos y perfectos

La fascia plantar es una banda de tejido elástico situada entre el calcáneo (el talón) y la zona metatarsal (debajo de los dedos). La inflamación de dicha estructura es lo que conocemos como fascitis plantar.

¿En qué consiste la fascitis plantar?

La fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar y, junto con otras estructuras del pie, es la responsable de:

  • Mantener el arco plantar.
  • Absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo.
  • Proteger los metatarsianos, evitando un exceso de flexión dorsal de los dedos.

La fascitis plantar es una patología bastante frecuente en la población deportista (runners, atletas, futbolistas, etc.). También puede aparecer a partir de los 45 años en personas que no practican deporte habitualmente. También es una de las lesiones más comunes al preparar las pruebas físicas de oposiciones.

Algunos estudios afirman que alrededor del 10% de la población puede llegar a padecerla en algún momento de la vida.

¿La fascitis plantar es más común en hombres o en mujeres?

La fascitis plantar entre la población no deportista es algo más común en mujeres, mientras que en la población deportista ese porcentaje se iguala.

En la mujer existe una relación directa entre la fascitis plantar y el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna. Cuanto mayor acortamiento, más posibilidades de que aparezca esta patología. El uso frecuente de tacones  es una de las causas más comunes de acortamiento de la cadena posterior. Por ello, es muy importante alternar el calzado de tacón alto con zapatos más planos.

Después de muchos años de uso de zapato de tacón alto es recomendable intentar disminuir la altura de manera muy progresiva, pero nunca pasando drásticamente de un tacón alto a plano. El aumento de tensión que se produciría al realizar este cambio brusco aumentaría exponencialmente las posibilidades de sufrir fascitis plantar, tendinitis de Aquiles, lumbalgias, etc.

¿Qué síntomas nos pueden hacer sospechar que sufrimos fascitis plantar?

El síntoma principal es un dolor agudo en la zona interna del talón (la zona de inserción de la fascia plantar). Ese dolor suele ser más intenso en los primeros pasos que damos al levantarnos. Con el reposo de la noche la fascia se acorta y. al dar los primeros pasos, tracciona con más fuerza. Una vez que hemos caminado un poco, la fascia se estira y suele disminuir la molestia.

En el caso de los deportistas, en las fases iniciales de la fascitis el dolor sólo aparecerá por la mañana y después de hacer deporte. Cuando aparecen los primeros síntomas debemos empezar a tomar medidas porque existen posibilidades de que la fascitis se vaya agudizando y sea limitante para la vida deportiva e, incluso, para la vida normal.

Un dolor intenso en la zona del talón al levantarnos por la mañana es el principal síntoma de la fascitis plantar.

En cambio, en las señoras que llevan muchos años usando un zapato de tacón alto, el consejo será intentar disminuir la altura de manera muy progresiva, pero nunca pasando de un tacón alto a plano. El aumento de tensión que se producirá en el tendón de Aquiles, gemelos, etc., aumentará exponencialmente las posibilidades de sufrir fascitis plantar, tendinitis de Aquiles, lumbalgias, etc.

¿Qué diferencia hay entre fascitis plantar y el espolón calcáneo?

En ocasiones se confunde la fascitis plantar con el espolón calcáneo. Podemos hablar de espolón cuando observamos una calcificación del tubérculo postero-medial del calcáneo en las pruebas radiológicas.

En esta radiografía se observa un “saliente puntiagudo” desde el talón hacia el interior del pie, indicando la patología de espolón calcáneo. Si en las pruebas no aparece dicha calcificación, se trata entonces de fascitis plantar.

Los síntomas y el tratamiento van a ser muy parecidos en ambos casos. El espolón aparece por mantener una tracción continuada de la fascia contra el calcáneo. Esa tensión aparece en la fase inicial la fascitis plantar, y si se mantiene en el tiempo, posiblemente generará el espolón calcáneo. El objetivo del tratamiento es “destensar” la fascia para que disminuya la inflamación y el dolor.

× Reserva tu cita!