+593 99 270 8582

No esperes más para tener tus pies sanos y perfectos

El pie de atleta, también conocido como tiña del pie, es una de las patologías podales más conocidas en la sociedad. Esta infección por hongos  es difícil de identificar y, en muchos casos, solo es detectable por la descamación de los pies.

Es muy frecuente entre deportistas, de allí su nombre, ya que el ambiente cálido y húmedo de los zapatos y calcetines deportivos favorece el crecimiento de hongos.

La Tinea Pedis es una infección micótica dérmica que se puede expandir a lo largo de la zona plantar, con afección en uno o los dos pies. Suele aparecer por primera vez en la zona interdigital, y también es donde mayor incidencia tiene. Es más frecuente en varones y está provocada generalmente por dermatofitos, raramente será por otras cepas fúngicas como el hongo Candida.

Al tratarse de una infección, es importante su detección temprana para iniciar el tratamiento lo antes posible y evitar la propagación o contagio al resto del pie, al otro pie o a otras personas.

Síntomas del pie de atleta

Los síntomas del pie de atleta más habituales son una picazón intensa, enrojecimiento y descamación de la piel. Si la patología se encuentra en una fase avanzada, pueden aparecer fisuras y ampollas.

Como hemos dicho anteriormente, la infección suele comenzar en la zona interdigital (entre los dedos del pie) y luego se puede extender hacia la planta y los lados del pie. En casos más graves, puede haber dolor, inflamación y mal olor.

¿A quién afecta el pie de atleta?

El pie de atleta es una patología típica de deportistas o montañeros debido al exceso de humedad acumulada en el interior del calzado. La actividad física y la maceración provoca mayor sudor en los pies, así como la utilización de determinados productos y/o vaselinas.

El pie de atleta suele ser más frecuente en hombres y deportistas.

Hábitos que pueden ayudar a prevenir el pie de atleta

Para prevenir esta infección u otras patologías, es importante adquirir una serie de hábitos para cuidar la salud de nuestros pies.

  • Buena higiene: Lavar la zona interdigital correctamente con jabón.
  • Métodos de barrera: El uso de chanclas en hoteles, piscinas o gimnasios.
  • Un secado correcto: Secar correctamente la zona interdigital y la zona plantar antes de vestirse.
  • Evitar un exceso de sudoración: Usar medios para tratar el exceso de sudoración o hiperhidrosis, como la aplicación de talco para el sudor. El talco genera una barrera que seca y evita que el sudor macere la piel y penetren virus, bacterias u hongos.
  • Calcetines fabricados con materiales de calidad: Si se realizan travesías y actividad física intensa de manera prolongada, se aconseja llevar siempre calcetines y calzado transpirable fabricado con materiales de calidad. También es importante llevar otro par de calcetines de repuesto.

Tratamiento del pie de atleta

El tratamiento generalmente consiste en la aplicación de cremas o geles en la zona plantar o interdigital del pie. Si fuera muy recurrente, se valoraría por parte del profesional el inicio de una terapia oral.

Es importante hacer hincapié en la importancia de la prevención y en mantener unos buenos hábitos de higiene explicados anteriormente.

Es importante tratar el pie de atleta adecuadamente, ya que si no se trata, la infección puede propagarse a otras áreas del cuerpo o a otras personas. Si se detectan síntomas de pie de atleta como los expuestos en este artículo, es recomendable acudir a una clínica podológica especializada.

× Reserva tu cita!