+593 99 270 8582

No esperes más para tener tus pies sanos y perfectos

No todos los pies son iguales, pero hay una serie de características que deben cumplir para poder realizar sus funciones a la perfección. Cuando alguien tiene los pies planos es porque presenta menos arco del habitual, lo que puede afectar a su forma de caminar, la postura, etc.

¿Qué son los pies planos?

Un pie plano es un descenso de la bóveda plantar y se da cuando se tiene menos arco del habitual, es decir, el eje del pie se inclina hacia dentro.

Es necesario acudir a un especialista para saber de qué tipo de pie plano se trata y cuál es el mejor tratamiento. Es importante destacar que, aunque el pie plano puede generar dolor, con un correcto tratamiento se puede realizar una vida normal. El pie plano infantil es muy habitual por lo que se recomienda el tratamiento temprano para evitar que surjan problemas en la adultez.

Síntomas de los pies planos

Además de detectar el pie plano por su apariencia porque hay menos arco de lo normal, existen otros síntomas que pueden estar indicándonos que sufrimos esta afección:

  • Dolor en la musculatura de la zona interna de la pierna.
  • Dolor en el dorso al hundirse el pie.

¿Qué puede causar el pie plano?

Todos nacemos con los pies planos, pero lo normal es que sea un pie plano flexible y que, con el tiempo y el crecimiento del niño, se corrija.

No obstante, también puede darse el caso de que un adulto, con un pie normal, desarrolle un pie plano a causa de una disfunción tibial posterior. Esto significa que el músculo que sujeta el arco deja de trabajar, provocando que el pie cada vez se caiga más hacia dentro.

Diagnóstico de pies planos

Se realiza el diagnóstico de esta patología con un estudio biomecánico de la pisada. A través de sistemas de análisis de la huella en la plataforma de presiones podemos determinar el tipo de huella de cada paciente.

Lo más importante en un pie plano es su apellido. Puede ser flexible, semi flexible o rígido. Para saber de cuál se trata se realizan diferentes test biomecánicos:

  1. Test de Jack: Consiste en subir el dedo gordo del paciente. Se tiene que formar el arco y, si no es así, es positivo.
  2. Heel Rise Test: Cuando el paciente se pone de puntillas se tiene que formar el arco y el talón desplazarse hacia fuera. Si no se forma, es positivo.

En el caso de que ambos test en niños sean negativos, se trata de un pie plano flexible. Este tipo de pie plano tiene un buen pronóstico y, en principio, en edad adulta no lo tendrá y se solucione el problema. Si ambos test son positivos se trata de un pie rígido, un pie plano estructural en el que los huesos están planos. En este caso sería necesario realizar una intervención quirúrgica.

El pie plano rígido puede deberse a dos causas:

  1. El astrágalo, en vez de ser horizontal, está en posición vertical.
  2. Se produce una coalición tarsal, es decir, una conexión anómala entre dos o más huesos del pie. Generalmente, los huesos afectados son los del tarso, situados en la zona del talón.

Por último, si obtenemos un test positivo y uno negativo, estamos ante un pie plano semiflexible. Realizando un correcto tratamiento se puede llegar a corregir sin necesidad de cirugía.

× Reserva tu cita!